¿Cuantas veces salimos a correr y nos damos cuenta que ni siquiera recordamos las calles por las que pasamos porque nuestra mente se encontraba demasiado ocupada repasando el argumento imaginario de la junta de trabajo que tenemos programada para hoy?