¿Porqué corremos?

KamikaZEN →

¿Quién no ha sentido ese ‘no se qué’ al pasar por las calles desiertas de madrugada o correr sin importar la lluvia?