El corredor solitario

A veces correr puede volverse una actividad solitaria, sobre todo si nadie más de nuestra familia o amigos cercanos ha sido mordido por esta deliciosa fiebre de recorrer las calles y veredas por el simple gusto de sentirse libre.

No siempre le resulta fácil a nuestros seres queridos entender porqué estamos dispuestos a salir de madrugada, enfrentar la lluvia, el calor o el frío, sacrificar las mañanas de dormir hasta tarde los domingos, terminar con las piernas adoloridas y muchas otras cosas que a veces les hacen dudar de nuestra salud mental… y preocuparse por nosotros.

Nuestro comportamiento les resulta tan incomprensible que llegan a temer que nuestro sano pasatiempo se haya vuelto una adicción que tome el control de nuestras vidas y nos aleje de ellos.

¿Y quién podría culparlos?

¿Cómo describir a quién nunca la ha experimentado, esa profunda sensación de alegría y libertad que sentimos al correr?

¿Cómo explicarle a quién nunca ha corrido, ni probablemente correrá jamás, la profunda pasión que un acto tan aparentemente mundano puede despertar?

¿Cuantas veces hemos tenido que tranquilizarlos, prometiéndoles cuidarnos del tráfico, de las caídas, de un asalto y hasta de nosotros mismos?

Al final sabemos que su preocupación es fruto del amor que compartimos.

El mismo amor  que celebra nuestras victorias.

El mismo amor que nos consuela en nuestras derrotas.

El mismo amor que nos acepta de todo corazón… e incluso se alegra de saber que somos felices al correr.

Pero a pesar de todo, en el fondo sabemos que para ellos siempre habrá una parte de nosotros imposible de comprender… y esto nos hace sentir solos a veces..

Quizá a eso se deba que los corredores, aún sin habernos visto antes, siempre nos saludamos cuando nuestras rutas de carrera se cruzan por azar.

Sabemos, aún sin haber hablado nunca, que tenemos un secreto en común.

Al vernos trotar a lo lejos no vemos a otro corredor, sino a un reflejo de nosotros mismos.

Por eso, aún si no tenemos la oportunidad de cruzar palabra, nos regalamos un ademán, una leve inclinación de la cabeza o al menos una sonrisa; compartiendo la breve pero profunda alegría que nos trae ese instante de reconocimiento.

Luego seguimos de frente y sin voltear atrás. Cada uno siguiendo su propio camino; tal vez no corriendo juntos, pero un poco más seguros de que no corremos solos.

“At first an ordeal and then an accomplishment, the daily run becomes a staple, like bread, or wine…or air. It is also a free pass to friendship.”

~Benjamin Cheever

5 respuestas a “El corredor solitario”

  1. Mauricio Vázquez Chávez dice:

    He sido descrito, en estas lineas. Quizás hay mas factores que le preocupan a mi familia pues seguro cada quien tiene particularidades, pero en general me ví fotografiado a la perfección.
    Excelente!!!!

  2. Araceli dice:

    Que bello sentir…Hoy sé lo que es compartir está pasión que en un momento no muy lejano pude haber vivido con mi hermano, en aquel entonces yo sólo era espectadora. La vida hace un año me alejo de su lado corriendo y aún duele pensar porque…
    Ahora que soy yo quién recorre esos sus caminos andados y por andar es que entiendo como es que se puede morir haciendo lo que se amaba, CORRER

  3. KamikaZEN dice:

    Así es, Araceli. A veces no es hasta que perdemos a alguien cercano que nos damos cuenta de todo lo que pudimos compartir y que ya nunca podremos.

    Yo comencé a correr muy tarde en mi vida, a raíz de la muerte de mi padre.

    Él siempre amó los deportes y siempre quiso compartir conmigo algo de ese gusto. Hoy daría lo que fuera por haber permitido que me enseñara a jugar basketball, si no por el deporte en sí, al menos por todos los recuerdos que hoy tendría de esos momentos compartidos con él.

    Precisamente el 16 de junio cumplo una meta, correr el medio maratón del día del padre en su honor.

    Comencé corriendo para huir del dolor de su pérdida y el miedo a la muerte. hoy corro por el gusto de sentirme más vivo que nunca y para recordarlo tratando en su memoria de aprender a vivir cada día como sí fuera el último.

    Un abrazo y ojalá algún día nos encontremos corriendo. 🙂

  4. KamikaZEN dice:

    Hola Mauricio,

    Es verdad, los corredores podemos ser muy diferentes por fuera, pero hay una parte que compartimos y que mis hermana más allá de nuestras diferencias.

    Un abrazo y ojalá puedas seguir disfrutando por muchos años el pertenecer a esa extraña tribu de alegres lunáticos enamorados de la vida y de vivirla paso a paso corriendo por dondequiera que nuestros pies nos lleven. 😉

  5. Araceli dice:

    Gracias por tus palabras, y como bien dices a seguir amando y honrando la vida. Te deseo un gran éxito en tu próxima carrera.

Déjanos tus comentarios: